Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El futuro del software empresarial pertenece al Social Business

  • Noticias y Actualidad

colaboracion oficina

Con la posibilidad de alojarse on-premise o utilizarse en modo SaaS, Social Business es sinónimo de comunicación instantánea y trabajo colaborativo. Permite que sean los propios empleados y colaboradores los que definan su perfil, compartan conocimiento, y participen de forma proactiva para lograr los objetivos.

Social business es un concepto cada vez más extendido en la cultura corporativa de las empresas, ya que representa su futuro dentro del proceso de transformación digital.

Remontándonos al pasado, Internet y el correo electrónico supusieron una revolución en la forma de colaborar y desarrollar el trabajo en las empresas. De repente, era posible establecer comunicación con otros miembros de la organización, socios y clientes sin necesidad de descolgar el teléfono, enviar un fax o desplazarse a una oficina postal. Luego aparecieron los foros y los chats, y las organizaciones más innovadoras desplegaron intranets y plataformas de colaboración que permitían programar reuniones, compartir documentos o distribuir comunicaciones.

Hoy día, el email sigue siendo fundamental, especialmente para los mayores de 35 años, pero para los más jóvenes la realidad es otra, y está marcada por la expansión las redes sociales. Aquí es donde surge el Social Business, un concepto que  recoge las aplicaciones y plataformas basadas en web específicamente diseñadas para facilitar la comunicación y la colaboración online entre empleados, socios y clientes.

El inicio de sesión en las plataformas y apps Social Business se realiza de forma similar al de una plataforma de mensajería instantánea o una red social, facilitando el acceso a un espacio central que, de acuerdo a los criterios de organización, se diseña como una gran comunidad, cuenta con distintos espacios de trabajo para departamentos diferentes e incorpora los distintos sistemas de gestión empresarial.

Social Business se distingue por las dos características que explican el éxito de las redes sociales: su facilidad de uso y su capacidad para ganar eficacia en la comunicación. Ambos principios son el germen de Social Business y la razón por las que las empresas lo están incorporando en su operativa. Útil para empresas desde dos hasta cientos de miles de empleados, Social Business es sinónimo de comunicación instantánea y trabajo colaborativo: la comunicación y la colaboración residen en el mismo lugar y este lugar se encuentra en todas partes, y permite que sean los propios empleados y colaboradores los que definan y mantengan actualizado su perfil, compartan información y conocimiento, y participen de forma proactiva para lograr los objetivos o dar cumplimiento a un proyecto.

Con la posibilidad de alojarse en la infraestructura interna o de utilizarse en modo SaaS, Social Business ofrece amplias posibilidades de comunicación y colaboración: mensajería, chat, publicación, compartición y administración de documentos en diversos formatos, flujos de actividad al estilo del feed de publicaciones de Facebook, etc., con el propósito de promover la comunicación y la colaboración entre todos los miembros de la organización, ya estén en modalidad presencial o remota.

Su potencial para aumentar la productividad y eficacia de las organizaciones también se deriva de su capacidad para estimular el trabajo en equipo, integrando no solo a personas, sino también a sistemas y procesos en forma de chatbots. Por supuesto, el potencial de Social Business también alcanza a las relaciones externa de las empresas con socios y clientes, lo que se traduce en un incremento de los niveles de fidelización y retención.

Si internamente Social Business apoya la colaboración y el trabajo en equipo, externamente mejora la atención al cliente y crea comunidad. Eso sí, para cumplir con estas premisas, el software Social Business debe ser seguro, flexible, personalizable y, además, mantenerse actualizado para integrar nuevas tecnologías, funcionalidades y usos internos y externos.