Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y de análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Obtener más información

El registro de la jornada laboral y su compatibilidad con los smart workers

  • Noticias y Actualidad

smartwatch

En una jornada organizada por Grant Thornton se habló de las implicaciones de la normativa, a nivel de desconexión digital y geolocalización de los trabajadores, cómo hacerla compatible con las nuevas formas de trabajo, y cómo influye en la capacidad autoorganizativa y flexibilidad de los trabajadores.

La obligación de registro horario que entró en vigor el pasado 12 de mayo, tiene por objeto la jornada laboral y no la presencia en el puesto de trabajo. Por este motivo, antes de implementar la medida, es fundamental que la empresa “clarifique qué es jornada laboral”. Con esta recomendación ha comenzado el Inspector del Trabajo y la Seguridad Social, Antonio Benavides, su intervención la jornada ‘Compliance laboral: obligación de registro horario y compatibilidad con las nuevas formas de trabajo’, organizada por Grant Thornton.

Puedes obtener  más información sobre cómo implantar la nueva normtiva en este enlace

En su exposición, Benavides ha ido desgranando las distintas casuísticas que se dan en relación con la obligación de registro. Así, en el caso de que se opte por registros digitales, han de ser respetuosos con los derechos del trabajador. Por ejemplo, en función del llamado derecho a la desconexión digital, el trabajador puede negarse si, por ejemplo, se le requiriera algún tipo de intervención en su móvil personal. Y respecto a los sistemas que comporten una geolocalización, hay que tener presente que el sistema sólo podrá estar operativo durante la jornada laboral.

En la jornada se recalcó asimismo cómo la nueva norma ha generado una inquietud generalizada sobre cómo hacerla compatible con las nuevas formas de trabajo. “Su cumplimiento en factorías, oficinas o establecimiento abiertos al público parece fácil, pero no tanto en relación con colectivos específicos como personal comercial, teletrabajadores, empleados que están siempre en viaje de negocios o incluso para los llamados smart workers”, ha explicado Alba Lladó, asociada senior de Grant Thornton.

El registro de hora también cuenta con la reticencia de muchos empleados que la ven susceptible de amenazar su capacidad autoorganizativa y flexibilidad actual. “Hay empleados que gozaban de flexibilidad y que podrían organizar su tiempo de trabajo sin control. Irremediablemente, no obstante, esta nueva obligación hace que se incremente el poder de dirección y organización empresarial, lo que puede no beneficiar a dicho perfil de profesionales”, señaló Lladó.

Por último, Alba Lladó incidió en su ponencia en la importancia de sentar las bases en materia de tiempo de trabajo dentro de la política interna correspondiente, a fin de evitar ulteriores conflictos derivados del control horario. “Es importante, antes de establecer un sistema de control horario, elaborar la oportuna política empresarial de tiempo de trabajo, así como en su caso de desconexión digital, a fin de evitar así discrepancias interpretativas”, finalizó la abogada de Grant Thornton.

Puedes obtener  más información sobre cómo implantar la nueva normtiva en este enlace